Espacio para Docentes del Nivel Inicial

Espacio para Docentes del Nivel Inicial
Proyectos, Unidades Didácticas, Secuencias, Didácticas, Cuentos, Poesías, y todo lo que necesitas para Educación Infantil.

26/7/18

Juegos o Dinámicas de Presentación para el Período Inicial

En el período de inicio, los niños que ingresan afrontan la incorporación a un espacio social diferente al que constituye su entorno familiar cotidiano, en el que han construido su primera red de relaciones vinculares y de signos culturales.
El ingreso del niño a la institución de Educación Inicial amplía y enriquece su mundo, le presenta nuevas interacciones sociales, poniéndolo en contacto con un grupo de pares y con los docentes.
A su vez le plantea desafíos: la aceptación de determinadas normas de organización y convivencia, y el desempeño de nuevos roles en el grupo escolar (alumno, compañero). La obligación de compartir a los adultos docentes, los espacios, los elementos, los materiales, así como la separación de sus familias y de su casa son parte fundamental del crecimiento personal y del proceso de integración a la dinámica escolar. El clima afectivo que se propicia dentro de la institución, caracterizado por la seguridad, la confianza y la estima, a la vez que la comprensión de los temores, inquietudes y conflictos que provoca la nueva situación, por parte de quienes están en contacto con él, son factores que auguran una progresiva independencia y confianza en sus propias posibilidades. Mediante propuestas educativas válidas, organizadas acordes con los aprendizajes previos, el niño podrá canalizar los sentimientos ambivalentes que le provocan las nuevas relaciones, convirtiéndolos en recursos constructivos para los aprendizajes que se propician en este período.
A su vez, los niños que cursaron el primer ciclo de la Educación Inicial, y aquellos que concurrieron a jardines de infantes en los años anteriores, también afrontarán un proceso de integración. Su incorporación a un nuevo grupo de pares, su vinculación con un docente distinto, a un nuevo ámbito físico y a una organización y funcionamiento que presentará matices diferentes, les demandan nuevos aprendizajes y re-equilibrios emocionales.
En todos los casos, el docente será quien genere las propuestas didácticas adecuadas a las características de cada grupo, respetando los tiempos de cada uno de ellos.
Los juegos o las dinámicas de presentación son  propuestas que se utilizan cuando los participantes no se conocen, y es necesario propiciar un primer acercamiento y  fomentar la sociabilización.

Juegos o Dinámicas:
La telaraña: juego de presentación
En este caso el juego de la telaraña, sirve principalmente para que los participantes se conozcan en su primer día.
Primero mostrar los objetivos, luego la dinámica, luego el material necesario y, si conviene, la temporización.

Objetivos (no los del educador, sino los que pretendemos para el niño/a):
-Conocer al resto del grupo con el que compartiremos el próximo curso o los próximos días.
-Crear un clima agradable donde empiece a fluir la comunicación entre los participantes.

Dinámica
Es muy sencilla. Los participantes se sentarán en círculo, en el suelo o en sillas. El educador le dará a un voluntario un ovillo de lana con el que se tendrá que tejer una tela de araña. ¿Cómo? El voluntario lanzará el ovillo a otro compañero a la vez que dice su propio nombre, y sujetando una de las puntas del ovillo. Lo mismo hará el siguiente, lanzándolo y sujetando el lugar por donde le llegó. Así sucesivamente, hasta que todos hayan dicho su nombre y se forma un entramado a forma de tela de araña.
Con ello, además de una simple presentación, visualmente se formará una unión nacida del grupo, cosa que fortalecerá al conjunto para un buen entendimiento futuro.

Material: ovillo de lana.

Cadena de nombres:
En esta dinámica seguramente habrá muchas risas por equivocaciones. Es muy simple, comenzará un alumno diciendo su nombre, y luego el de al lado repetirá su nombre y el suyo; quien le siga deberá hacer lo mismo, nombrar a sus dos compañeros precedentes y agregar el suyo, así hasta incluir a todos. Una variante para mayor diversión, es que cada alumno luego de decir su nombre agregue un sonido particular; por ejemplo maullar, chistar los dedos, aplaudir, etc. Esto dificulta aún más la cadena, pero será muy divertido.

Presentación con Rap:
 Consiste en la presentación de las personas por intermedio de un rap, esa música tan característica que invita a la diversión. Para comenzar, todos los niños (o a quien vaya dirigida la dinámica) deben ponerse en círculo. La persona que esté a cargo explicará lo que harán, presentarse con un rap, y deberá demostrar cómo es esta actividad. Para ello comenzará marcando un ritmo de rap, puede ser con las manos, objetos, los pies, etc., y pedirá que todos la acompañen. Acto seguido comenzará la canción: “Este rap, que les voy a cantar, es para mi nombre poder recordar, Brenda, Brenda, me llamo Brenda”. Luego todo el resto deberá repetir “Brenda, Brenda, se llama Brenda”. Y así seguirán todos imitando este rap con su propio nombre, con el adicional de agregar un extra al rap; puede ser un baile, un grito, una vueltita, etc.

Pelota Caliente
Consiste en presentarse indicando, además del nombre, unos datos básicos por medio de una pelota que se va lanzando entre las/os participantes del grupo.

Objetivos
Aprender los nombres. Iniciar un pequeño conocimiento del grupo.

Material
Una pelota u otro objeto para lanzar.
Consignas de Partida
Debe hacerse lo más rápido posible. La pelota está muy caliente y quema.

Desarrollo
En círculo, sentados o de pie. El animador/a explica que la persona que reciba la pelota tiene que darse a conocer, diciendo:
El nombre con el que le gusta que la llamen.
Su lugar de procedencia.
Algunos gustos.
Algunos deseos.
Todo eso hay que hacerlo rápido para no quemarse. Inmediatamente terminada la presentación se lanza la pelota a otra persona que continúa el juego.

Dulces:
En esta actividad, el docente debe llevar una canasta o bolsa de dulces; caramelos, bombones, chupetín, etc., y debe invitar a que los integrantes del grupo agarren algunos dulces, la cantidad que deseen, pero sin comerlos todavía. Luego de que todos tengan dulces, el docente les dice que para comer cada dulce, el alumno tendrá que contar algo personal al resto de la clase. Así es, comer el dulce tiene un precio, que lo pagan compartiendo alguna anécdota, experiencia o lo que la persona desee contar. Quien quiera otra dulce, ya sabe que tendrá que hacer!

Objeto que los identifique:
Proponer a los alumnos que lleven, para el día siguiente, un objeto que los identifique y con el que ellos se sientan reflejados.
Luego, ellos tendrán que explicar el porqué han elegido dicho objeto, qué es lo que los idéntica con éste. Realmente esta es una bella experiencia, porque los alumnos suelen narrarse a sí mismos de una manera muy particular.

Encontrar a mi hermano animal:
La docente le indicará  un animal a cada alumno, sin que nadie sepa que animal tiene cada uno. Como mínimo debe haber dos alumnos con el mismo animal. Una vez que todos tengan el animal asignado, se deberán vendar los ojos, y comenzar a realizar el sonido correspondiente de su animal, buscando a su hermano. Es decir, buscando a quien también este realizando el mismo sonido.

Risa contagiosa:
Aquí todos los participantes se deberán acostar en el piso, apoyando la cabeza en la panza del compañero anterior.
Quien este primero deberá gritar ¡Ja!, luego el segundo ¡Jaja!, el tercero ¡Jajaja!
Y así sucesivamente. Los efectos del contagio de risa están sumamente comprobados.

El saludo protocolar:
Este juego consiste en realizar un saludo protocolar, es decir, un saludo que debe reunir “ciertas reglas o condiciones para realizarse correctamente”.
Para comenzar el juego, el docente debe dividir a los niños en grupos de cuatro o cinco integrantes y decirles que cada grupo debe preparar un saludo. Este saludo, para que sea protocolar, debe tener características particulares, que pueden ser cantos, señas, gestos u otras cosas.
El saludo protocolar que preparen debe incluir la presentación de ellos. Dicho de otra manera, en el saludo, los niños deben decir sus nombres y alguna frase más, pero que no sea muy extensa (Ejemplo: Hola, Hola! Yo soy Lucia  y soy re original, con este canto me voy a presentar, si si, soy Lucia y ya me presente! Este saludo cantado en forma de rap al que se finaliza con un baile a la Michael Jackson).
Para ayudarlos a encarar el saludo, quien dirija el juego puede ofrecerles algunas pistas o sugerencias para que armen su saludo. Por ejemplo, pueden tomar la sugerencia de arriba o pueden decirle a los niños que el saludo comience formal, o informal, con un rap, con palmadas, con gestos, sonidos de animales, con piruetas o algún bailecito…
El objetivo es darles algunas ideas pero luego hay que dejar trabajar a cada grupo por su cuenta y que dejen volar su imaginación y creatividad en el saludo.
Una vez que todos los grupos hayan terminado el saludo, llega el momento de presentarlo a toda la clase. Así, cada grupo pasará al frente y cada integrante, de a uno por ves, se irá presentando con su saludo protocolar.
Variante: Para extender este momento de presentación y que también sirva para romper el hielo en los primeros momentos, el docente, al finalizar el juego, puede decir que en los próximos días todos se van a presentar con estos saludos al ingresar a clase. Primero dirá que se usará el saludo que hizo el grupo X, al otro día el saludo de otro grupo y así sucesivamente hasta que todos los niños se hayan presentado con todos los saludos.

Aprender  los nombres de sus compañeros:
La actividad comienza con el trabajo del docente del grupo, quien tendrá que dibujar en el pizarrón tantos animales diferentes como alumnos tenga a cargo, luego realizará tarjetas con los nombres de los niños y colocará cada una de ellas al lado de cada uno de los animales que ha dibujado.
Con todo el contexto listo, es momento de comenzar a trabajar con los niños. La idea es que de a uno en uno vayan pasando al frente del pizarrón. El primero en pasar tendrá que encontrar el animal que tiene su nombre al lado, una vez que lo haya hecho tendrá que imitar el sonido de dicho animal. Una vez haya realizado la imitación tendrá que decirle su nombre a todo el resto del grupo.
Así tendrán que ir pasando cada uno de los alumnos, bajo la consigna de que traten de memorizar los nombres de sus compañeros.
Una vez finalizado, la actividad continúa de la siguiente manera:
A esta altura cada uno de los chicos dispondrá de una tarjeta con su nombre, lo que deberán hacer es disponerse en forma de círculo y sostener dichas tarjetas de modo tal que todos puedan observar los nombres de todos.
El docente comenzará a leer cada uno de los nombres y los niños tendrán que ir intentando memorizar los mismos. Luego, las tarjetas se irán pasando de mano en mano por un tiempo determinado, con el objetivo de que queden mezcladas y que cada alumno se quede en su mano con una tarjeta que no contenga su nombre sino otro.
Cuando las tarjetas dejen de girar, el alumno tendrá que leer la que ha quedado en su mano y ubicar al dueño de dicha tarjeta, es decir, al niño con el nombre que figura en ella. Así hasta que cada uno de los alumnos vuelva a tener su tarjeta, momento en el que el docente o líder del grupo se la colocará en su pecho con la ayuda de un alfiler.
Así, con la ayuda del maestro los alumnos se irán conociendo y memorizando sus nombres, al mismo tiempo que se divierten y ejercitan la memoria.

Buscando a la pareja:
Buscando a la pareja puede ser implementada para cuando el docente proponga trabajados de parejas o en grupos, y desee que los integrantes de un mismo grupo sean al “azar”, motivando la integración entre todos los compañeros del aula.
En esta actividad, el docente debe preparar diferentes objetos, existiendo dos iguales, y colocarlos en una bolsa o caja. Por ejemplo, puede hacer flores y pintarlas de diferentes colores; dos verdes, dos rojas, etc. Y luego los alumnos deberán sacar un solo objeto de la bolsa, debiendo buscar a la pareja que le ha tocado el mismo objeto.
De esta forma, la unión de compañeros será por el azar. Una vez que están formadas las parejas, estas deberán comenzar a conocerse; se deberán presentar a sí mismos, o bien pueden incluir la entrevista, debiendo usar preguntas para conocerse.
Con esta actividad se fomenta y favorece los primeros contactos y presentaciones con los compañeros, buscando pasar ese momento de tensión, de una forma distendida y divertida.

El espejo:
Se trata de imitar al compañero. Con unos minutos de estar en contacto con nuestro compañero, podremos observar los gestos más particulares que tenga. De esta manera, cuando los alumnos ya estén en parejas (formadas por medio “Buscando a la pareja”), y se deban comenzar a conocer, ya sea porque cada uno le cuenta lo más importantes, o porque se hagan preguntas entre ellos, cada uno deberá tomar nota de esos gestos característicos de la otra persona.
Para finalizar, todos los alumnos se ponen en ronda, y van pasando al centro por parejas. Cada uno de los integrantes, con el trabajo de conocimiento previo, deberá hacer que es su compañero y presentarse como si fuera él, agregando esos gestos particulares que tiene.

Otros sitios de Rincones de Jardín:
Visitame en:
Twitter
Facebook

Saluda cordialmente
Rincones del Jardín ®
- - - - - - - - - - -

¡¡Muchas Gracias!! por seguir a Rincones del Jardín ®