Espacio para Docentes del Nivel Inicial

Espacio para Docentes del Nivel Inicial
Proyectos, Unidades Didácticas, Secuencias, Didácticas, Cuentos, Poesías, y todo lo que necesitas para Educación Infantil.

30/9/11

La Retahíla


La retahíla es otra de las formas poéticas de la tradición oral que se construye a partir de ir agregando elementos de acuerdo con un cierto criterio para después desandar el camino. Se va contando o cantando a partir de la repetición que genera un nexo de un elemento hacia el siguiente.
Las retahílas, en general, toman forma de poemas, pero también pueden transformarse en narrativa, como en el Cuento que sube y baja, de Laura Devetach, en donde cada elemento se va poniendo sobre el anterior, desde un caballo azul hasta un piojo que fuma en pipa, para luego volver al caballo azul. En este cuento,
cada elemento es más pequeño que el anterior –criterio compartido por todas las retahílas– y, además, cada uno tiene una característica fantástica.
Otras retahílas populares son la canción de la chiva y la del balde en el fondo de la mar, entre otras. Y también...

En la ciudad de Pamplona hay una plaza,
en la plaza hay una esquina,
en la esquina hay una casa,
en la casa hay una pieza,
en la pieza hay una cama,
en la cama hay una estera,
en la estera hay una vara,
en la vara hay una lora.
La lora en la vara,
la vara en la estera,
la estera en la cama,
la cama en la pieza,
la pieza en la casa,
la casa en la esquina,
la esquina en la plaza,
la plaza en la ciudad de Pamplona.
Carmen Bravo-Villasante (comp.),
Una dola tela catola. El libro del folklore infantil (1984)
En la plaza hay un retablo
en el retablo, un telón,
tras el telón, la valija,
en la valija, unos títeres,
los títeres de una historia.
La historia de unos títeres
que salen de la valija
para que se abra el telón
del retablo de la plaza.
María Inés Bogomolny y equipo,
Los libros del caracol 2, para leer (1998)
La plaza tiene una torre,
la torre tiene un balcón,
el balcón tiene una dama,
la dama una blanca flor.
Ha pasado un caballero
–quién sabe por qué pasó–,
y se ha llevado la plaza
con su torre y su balcón,
con su balcón y su dama,
su dama y su blanca flor.
Antonio Machado,
La plaza tiene una torre (1993)